Madres y Abuelas: mujeres, lucha y memoria

Madres y Abuelas: mujeres, lucha y memoria

Por Paula Iudica

“En Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria”.

Eduardo Galeano

En 1977 algunas mujeres se reunieron en la Plaza de Mayo buscando respuestas. Es que sus hijas e hijos estaban desaparecidos y nadie les decía dónde estaban. De a poco se fueron sumando más mujeres y pronto supieron que eran miles. Había madres y había abuelas, porque muchos bebés fueron secuestrados junto con sus familias y muchos otros nacieron en cautiverio. La ESMA, el Campo de Mayo, el Pozo de Banfield y otros centros clandestinos de detención funcionaron como maternidades, y estas niñas y niños fueron apropiados, entregados, abandonados y vendidos, despojándolos de su identidad, de sus derechos, y de su libertad.

En este contexto de violencia y represión, donde libertad de acción y expresión eran utopías, ellas rompieron el silencio. Marcharon alrededor de la pirámide de Mayo, durante el mundial de fútbol del ’78 hablaron frente a las cámaras con periodistas internacionales y el mundo las conoció. Algunas de ellas fueron secuestradas y asesinadas. Esto no las frenó. Organizaron las marchas de la resistencia reclamando por los derechos humanos y el fin del terrorismo de Estado, se proclamaron en contra de la guerra de las Malvinas, y en la vuelta de la democracia se manifestaron en contra de la Ley de Punto Final y Obediencia Debida. Estuvieron presentes gobierno tras gobierno.

Otras madres también están luchando hoy en el mundo. Como aquellas que, unidas, viajan con las fotos de sus hijas e hijos desaparecidos que intentaron llegar a Estados Unidos por la “ruta del migrante”, o las madres de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos Ayotzinapa, del estado de Guerrero en México en el 2014.

Estas luchas que han emprendido las mujeres a lo largo de la historia tienen algo en común: son pacíficas. No nos sorprende, porque todas se proclaman en contra de la violencia. El pañuelo blanco que en su origen fue hecho con pañales de tela representando a sus hijas, hijos, nietas y nietos, fue tomando también otros significados: la paz, la verdad, la justicia y la lucha por los derechos humanos.

En la historia se han cometido numerosas atrocidades contra la humanidad. En nuestro país son las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo quienes han hecho propia la ardua tarea que resulta indispensable: mantener viva la memoria. Esa dolorosa memoria tan necesaria, porque es lo que nos permite posicionarnos frente a la realidad, en nuestro presente y nuestro futuro.

Shalom Bait es una organización de la sociedad civil creada en el año 2003 en el marco de la comunidad judía, con el compromiso de defender el derecho que todas las personas tenemos a vivir en un hogar sin violencia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *