Libertad y Violencia de Género

Libertad y Violencia de Género

“Y por el poder de una palabra empiezo de nuevo mi vida. He nacido para conocerte, para nombrarte: Libertad”.
Paul Eluard

La libertad (del latínlibertas, -ātis) se define como la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona.
La esclavitud, la cárcel, los campos de concentración, son los ejemplos más extremos de la privación de la libertad que ha vivido el ser humano. Pero existen otras prisiones que no tienen que ver con paredes, y esclavitudes actuales que no tienen que ver con cadenas. Cuando se ejerce cualquier tipo de violencia sobre otra persona, sea física, psicológica, emocional, sexual o económica, se quebranta instantáneamente su libertad.

En la pareja la violencia de género se ejerce a través del control, el aislamiento, la descalificación, la desvalorización, la humillación, las amenazas, los golpes, y tiene como objetivo el sometimiento. Donde hay sometimiento no hay libertad…hay confusión, vergüenza, culpa, soledad y miedo.
El miedo, ese miedo que domina la visión, que no deja ver el todo. El miedo que prende la alarma, que genera un estado de alerta constante. El miedo que paraliza, que inhibe,  que obstaculiza. El miedo que se apodera del cuerpo y de la mente. Miedo de reaccionar, miedo de contar, de pedir ayuda, miedo de no poder salir. El miedo que aprisiona.

¿Qué libertades pierden las mujeres que están en situación de violencia? La libertad de tener el control sobre sus propias vidas. La libertad de pensamiento. La libertad de confiar en su propio criterio. La libertad de proyectar. La libertad de hacer lo que les gusta. La libertad de vivir sin dar explicaciones. La libertad de poder elegir, de tomar decisiones. De administrar el hogar, de salir con amigas y amigos, de vestirse como quieran, de escuchar música, bailar, de practicar un deporte,  estudiar, trabajar.

Para algunas personas vivir en libertad puede representar la cotidianeidad de sus  vidas… para muchas otras, no.
La naturalización de la violencia de género favorece la invisibilización de sus consecuencias. Se vive en las relaciones de pareja, en vínculos familiares, en el trabajo, en las instituciones, en los medios de comunicación, en la calle. No son hechos aislados. El sistema patriarcal los organiza, los combina y los perpetúa a través de  prejuicios, estereotipos y mandatos.

A nivel mundial, una de cada tres mujeres sufre algún tipo de violencia basada en el género.
No es un problema individual, es un problema social. La solución también lo es. Luchemos todas y todos por la igualdad. Conquistemos la libertad.

Shalom Bait es una organización de la sociedad civil creada en el año 2003 en el marco de la comunidad judía, con el compromiso de defender el derecho que todas las personas tenemos a vivir en un hogar sin violencia.

There is 1 comment for this article
  1. Maria Fernanda Campli at 5:43 pm

    Excelente: la sensibilidad de este articulo revela de forma totalmente lo que padece una victima de violencia de genero junto con sus hijos.Real,crudo,es asi.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *