El impacto de la violencia de género en el rol materno

El impacto de la violencia de género en el rol materno

La violencia de género afecta gravemente a las mujeres en todas las áreas de su vida. Aunque esta temática está hoy en día tomando relevancia en nuestra sociedad, aún existen aspectos que permanecen ocultos. ¿Qué ocurre con las mujeres víctimas que son madres? La violencia de género tiene un fuerte impacto en el rol materno. Afecta no sólo a las mujeres, sino también a sus hijas e hijos.

La situación de maltrato y violencia pone a la mujer en un estado permanente de vigilancia, toda su energía está puesta en el intento de anticipar posibles ataques. El miedo y la angustia son constantes. Se encuentran aisladas y desamparadas. El estrés y el agotamiento que esto les genera son obstáculos a la hora de brindarles a sus hijxs el cuidado, protección y atención que necesitan. Las continuas desvalorizaciones, descalificaciones y humillaciones destruyen la autoestima de las mujeres. Su rol como madre es denigrado. No tienen libertad, fuerza ni autonomía para ejercer plenamente su maternidad. En muchas ocasiones, las hijas e hijos son utilizadxs por el padre violento como un medio para dañar y controlar a la madre. Son coercitivos, amenazan con lastimarlos/as o “quitárselos/as” y culpan a las madres de ser “destructoras del hogar” al momento de la separación. Cuando la violencia se ejerce durante el embarazo existen serias consecuencias psíquicas y físicas tanto en la madre como en lxs niñxs por nacer. Los hijos e hijas de estas madres padecen en igual medida las consecuencias de esta situación. Son víctimas de la violencia de género que viven en sus hogares y, al mismo tiempo, son víctimas porque quien se ocupa de ellxs es una madre víctima de violencia, que tiene sobre sí misma el deterioro y el daño que esto causa. Pueden sentirse desprotegidxs, su visión del mundo, de los vínculos entre las personas y de la familia es alterada. Puede afectar la relación que tienen con sus pares, con otros adultos y tener efectos negativos en su salud y en su capacidad de aprendizaje.

Es muy importante tener en cuenta las dificultades con las que se encuentran las mujeres víctimas de violencia de género en su desempeño como madres, no juzgarlas ni descalificarlas. La estructura patriarcal, los mandatos sociales y los mitos en torno al “ideal de madre” y el papel de las mujeres en la familia tradicional refuerzan estas situaciones. Como sociedad siempre esperamos, que “pase lo que pase”, las mujeres sean buenas madres, protectoras, atentas y cuidadosas con sus hijas e hijos como si la violencia no afectara también la capacidad de maternaje. El impacto de la violencia de género en el rol materno debe ser visibilizado. Es necesario para que las mujeres reconquisten la confianza y, desde un vínculo de protección y cuidado con sus hijxs, transitar juntxs el proceso de recuperación.

Shalom Bait es una organización de la sociedad civil creada en el año 2003 en el marco de la comunidad judía, con el compromiso de defender el derecho que todas las personas tenemos a vivir en un hogar sin violencia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *